Génesis 38:1-12

Judá y Tamar

  1. En aquel tiempo, Judá se apartó de sus hermanos y se fue a vivir a la casa de un hombre llamado Hirá, que era del pueblo de Adulam.
  2. Allí conoció a la hija de un cananeo llamado Súa, y se casó con ella. Cuando se unieron,
  3. ella quedó embarazada y tuvo un hijo, al cual llamó Er.
  4. Volvió a quedar embarazada y tuvo otro hijo, al cual llamó Onán.
  5. Todavía volvió a tener otro hijo, al cual llamó Selá, que nació cuando Judá (1) estaba en Quezib.
  6. Judá casó a Er, su hijo mayor, con una mujer llamada Tamar.
  7. Pero al Señor no le agradaba la mala conducta de Er, y le quitó la vida.
  8. Entonces Judá le dijo a Onán: –Únete a la viuda de tu hermano y cumple así con tu deber de cuñado, (2) para que tu hermano pueda tener descendientes por medio de ti.
  9. Pero Onán sabía que los hijos que nacieran no serían considerados suyos. Por eso, cada vez que se unía con la viuda de su hermano, procuraba que ella no quedara embarazada, para que su hermano no tuviera descendientes por medio de él.
  10. El Señor se disgustó mucho por lo que Onán hacía, y también a él le quitó la vida.
  11. Entonces Judá le dijo a su nuera Tamar: –Quédate viuda en la casa de tu padre, hasta que mi hijo Selá sea mayor de edad. En realidad, Judá pensaba que también Selá podría morir como sus hermanos. Así Tamar se fue a vivir a la casa de su padre.
  12. Pasó el tiempo y murió la esposa de Judá, la hija de Súa. Cuando Judá dejó de guardar luto, fue al pueblo de Timnat, donde estaban los que trasquilaban sus ovejas, y su amigo Hirá el adulamita lo acompañó
Deja tus comentarios