Incendian 7 templos evangélicos durante las protestas en Chile

La edición número 61 del Festival Viña del Mar abrió en medio de un ambiente de tensión, debido a varios disturbios y protestas que se dieron en sus alrededores.

Protestas en Chile
Protesta en Chile

Estas movilizaciones ya venían siendo convocadas desde hace varios días con consignas como «Calles con sangre, Viña sin festival» o «Viña 20, cancelado por el pueblo. Sin dignidad, no hay festival», según informa El Espectador.

Después de que desde distintas zonas aledañas a la ciudad se movilizaran, la policía comenzó a reaccionar con vehículos blindados desde los que lanzaron agua a presión y gases lacrimógenos.

Los manifestantes, por su parte, iniciaron hogueras en las calles y se produjo la quema de algunos coches, mientras que el hotel O’Higgins, el más emblemático del festival y donde se alojan periodistas, público y trabajadores del festival, fue evacuado por seguridad, agrega El Espectador.

En cuanto a las iglesias evangélicas, muchos pastores temen por la seguridad de sus templos en medio de los disturbios.

En cuanto a las iglesias evangélicas, muchos pastores temen por la seguridad de sus templos en medio de los disturbios.

“Los pastores están muy preocupados porque obviamente los templos de nuestras iglesias están en barrios populares como en toda Latinoamérica. Ya van 7 locales evangélicos incendiados en lo que va de la insurrección revolucionaria que está en curso”, dijo Israel Vilches, corresponsal de Mundo Cristiano en Chile.

“La gente que todavía recuerda la violencia política antes del golpe militar de 1973 está diciendo que esta es una violencia inusitada. Estos grupos están organizados y se están entrenando en campamentos paramilitares amenazando con más violencia callejera cuando llegue marzo”, añadió Vilches.

Por otra parte, el presidente dice que están preparados para resguardar el orden público pero ya nadie les cree, la policía está sobrepasada y agotada.

El llamado a una nueva constitución ha sido una de las demandas en las protestas callejeras que han afectado a Chile desde octubre.

Los manifestantes quieren reducir la brecha de riqueza entre ricos y pobres, junto con reformas a la atención médica, la educación y las pensiones.

Los disturbios han tenido un efecto significativo en la economía, que hasta hace poco era considerada como una de las más estables en América Latina, aunque entre las más desiguales.

Deja tus comentarios