ITALIA: Pastor predica a vecinos aislados desde el balcón

Pastor evangélico predicó desde el balcón de su edificio el sábado pasado en Siracusa, en la costa de Italia. Compartió el evangelio a través de un micrófono y sacó a los vecinos de sus apartamentos hasta los balcones.

Noticias - ITALIA: Pastor predica a vecinos aislados desde el balcón
Pastor predica a vecinos aislados desde el balcón

Seguidamente, después de cantar un elogio, el pastor italiano Carmelo Cancilla, líder de la Iglesia Evangélica Sela Siracusa, expresó que se preguntó: “¿Por qué no hablarles a mis vecinos acerca de la Palabra de Dios? Dios es para todos”, indicó en ese momento.

Carmelo dijo a los oyentes que, a pesar del momento en que Italia está pasando, «Dios tiene el control de la situación”. “Dios nunca nos deja. Dios sanará a nuestra nación”, señaló.

En Modugno, en la provincia de Bari, la Iglesia Evangélica China donó 4.000 máscaras a las autoridades de Defensa Civil y a los servicios de salud de la ciudad. La comunidad asiática le pidió al pastor de la Iglesia de Pienovangeo que entregara la donación al alcalde de la comuna, Nicola Magrone.

La Alianza Evangélica Italiana ha propuesto un día nacional de oración el próximo domingo 22 de marzo. La organización pide oraciones para sanar, para que las autoridades y las iglesias entiendan su vocación.

Dificultades para llegar a todas las comunidades

Ante la dificultad de reunirse, las iglesias italianas están manejando tecnología para mantenerse conectadas con sus comunidades. Sin embargo, no todas las congregaciones pueden transmitir servicios en línea, pero la mayoría de las iglesias usan grupos de WhatsApp para compartir los mensajes de los pastores y las solicitudes de oración.

Obviamente, Italia con la situación más crítica de COVID-19 en Europa; por lo cual el promedio de nuevas personas infectadas en Italia supera los 2 mil infectados por día. Actualmente, el país tiene más de 23 mil personas diagnosticadas con COVID-19. Por lo que el número de muertes ya ha pasado 2.150.

La zona de Lombardía, en el norte del país, sigue siendo la más afectada, concentrando más de 1.400 muertes y con un sistema de salud cercano al colapso.