Jesús el mejor ejemplo para los padres

A pesar que Jesús jamás tuvo hijos, es el mejor ejemplo para los padres cristianos. Esto debido a que con paciencia y mucho amor, instruyó a sus oyentes de palabra y de obra. Les expuso cómo cumplir con la misión que les había dado. La forma en que los trató les enseñó cómo tratarse entre sí.

Los hijos por lo general imitan tanto lo bueno como lo malo de los padres. Es por esa razón que los padres deben preguntarse. ¿Qué les estamos trasmitiendo a nuestros hijos? ¿Cuáles son las prioridades nuestra familia? ¿Es la adoración el centro de nuestra vida? Para que los padres puedan inculcar en sus hijos la ley de Dios, esta debe estar primera en su propio corazón.

Si los padres luchan por emplear los principios bíblicos en los asuntos cotidianos, sus hijos lo observarán y tomarán más en serio lo que les dicen. Pero si por el contrario  los hijos aprecian que sus padres no siguen los principios que les están inculcando, podrían concluir que las normas bíblicas no son tan importantes ni tan prácticas.

En los hogares cristianos deben saber que para criar a un hijo no basta con compensar sus necesidades materiales. Es por ello que es muy inapropiado hacer que se ponga metas que solo lo contribuyan en sentido económico (Eclesiaste 7:12). Jesús instruyó a sus discípulos a dar más importancia a los valores espirituales (Mateo 6:33). Uno de los objetivos es que los padres incentiven a sus hijos a tener también metas espirituales.

Deja tus comentarios