Jesús no necesita de nuestra reciprocidad, para seguir amandonos

Deja tus comentarios