Joven que fue declarado muerto resucitó después de las oraciones de su madre

Un adolecente que resucito tras las oraciones de su madre, sostiene que recibió llamado de Dios para convertirse en Pastor.

Este Joven llamado John Smith, conocido por haber inspirado la película “Superación – Milagro de fe”.

Smith se ahogó en un lago congelado en Missori, Estados Unidos, los médicos no lo pudieron reanimar por lo que fue declarado muerto en el hospital. Pero la fe de su madre, Joyce, de no perder a su hijo, oró a Dios para que el volviera.

“En toda mi vida he visto cómo Dios puede curar y cuidar de todas las cosas. Es sólo creer que esto puede suceder”, dijo Joyce Smith al The Christian Post.

“Cuando usted está perdiendo algo que usted siente que es un regalo de Dios, eso te pone en otro nivel, donde haces lo que sea necesario y pide a Dios para que Él haga lo que puede hacer”.

Fue luego de 45 minutos que John Smith regreso a la vida, luego de que había sido declarado muerto. John dijo que  continua “esperando y orando” sobre los caminos hecho por Dios, durante el momento que estuvo inconsciente tuvo un llamado de Dios.

“Yo estaba constantemente luchando con Dios y Él decía: ‘Continúa escuchándome, sólo preste atención y camina por donde necesito que camines. Y entonces, finalmente, después de que empecé a percibir que los ídolos terrenales que venían persiguiendo estaban llegando al fin, vi que era hora de correr hacia el oro celestial”, dijo John.

En el campamento, John tuvo la certeza de que era Dios quien estaba hablando con él. Él me llamó para el ministerio. “Estoy realmente animado para ver dónde va a llevarme”, dijo el joven.

El pastor Jason Noble, que estuvo junto con la familia durante la jornada, cree que Dios siempre responde a las oraciones. “Creo que las oraciones siempre son contestadas; puede que no sea la respuesta que queremos. Eso es algo que hablamos mucho porque la gente nos pregunta: ‘¿Y si John hubiera muerto? ¿Usted tendría el mismo tipo de fe? Nuestra respuesta siempre fue “sí”, afirmó.

Jason enfatizó que por más que algunas personas acaben muriendo, en el cielo siempre hay cura. “Creo que tenemos que reformular nuestra perspectiva de milagro y curación de Dios, porque si una persona va al cielo y está delante del trono, ella es sanada. Es lo mismo, es una cura milagrosa “, dijo el pastor.

“Dios siempre cura. Siempre hay un propósito”, agregó. “Puede que no sea como queremos, pero Dios siempre responderá de la mejor manera. Cuando oramos, creo que es importante decir: ‘Dios, voy a orar y confiar al Señor el resultado’. No, solemos orar: ‘Dios, el Señor necesita hacer eso y el resultado debe ser así’. Es ahí donde nos sentimos decepcionados.

Deja tus comentarios