La ONU favorece a los activistas LGBT dice que los cristianos violan los “derechos culturales”

No es un secreto que los cristianos forman un obstáculos creciente para los activistas LGBT por la ideología del género para la exigencia de su agenda. La ONG Promsex, con sede en Perú, presentó una queja a las naciones unidas (ONU), por violación de los “derechos culturales”.

Este “derechos culturales informe especial” preparado por la ONU insiste que “el fundamentalismo religioso tiende a causar un impacto desproporcionado sobre el derecho de las mujeres”. Es decir, se quejan  de la presión  de los movimientos cristianos (evangélicos y católicos) contra las organizaciones feministas que luchan por la legalización del aborto, diciendo que se trata de “derechos reproductivos”

El término “fundamentalistas” fue usado para referirse a los grupos que según ellos, “rechaza la igualdad y universalidad de los derechos humanos, refiriéndose  en las visiones mundiales rígidas”. Además, protestan que “algunos de estos grupos suelen imponer su interpretación  de doctrinas religiosas, de modo que  las leyes y la política que ellos promueven se basan en ideas estereotipadas y sexistas sobre las relaciones de género”.

En el informe especial, la ONU asegura que es obligación de los estados “prevenir y castigar los actos cometidos por actores no estatales, ya sean grupos de la sociedad civil, iglesias, entre otros, que son fundamentalista y extremistas, contrarios a los derechos humanos”.

Por último, acusan a los cristianos de ser “el muro que les impide avanzar” con su agenda. Ignoran el hecho de que las organizaciones cristianas son responsables a través de asilos, orfanatos y refugios por el cuidado de mujeres, niños y ancianos que no reciben el apoyo de las autoridades. No se conocen instituciones similares fundadas y mantenidas por feministas y activistas LGBT.

El Promsex es otra ONG asociada la Planned Parenthood como parte de la red que George Soros ha montado para imponer su agenda en América Latina.

Deja tus comentarios