La preocupación que hoy tengas, olvídala. Respira profundo y confía en Dios.

Deja tus comentarios