La última palabra de Billy Graham

Si tú y yo pudiéramos sentarnos juntos durante unos minutos para hablar sobre el tema del cielo, me complacería compartir contigo la siguiente reflexión.

La Biblia  tiene mucho que decir acerca de la brevedad de la vida y de la necesidad de prepararnos para la eternidad. Un día esta vida llegará a su fin, y ¿entonces qué? La Biblia es clara: por delante de nosotros esta la eternidad, ya sea con Dios en el cielo o en ese lugar de absoluta soledad y desesperación que la biblia llama infierno. Pero nosotros no tenemos porque temer al futuro, porque Dios ha previsto el camino para que seamos salvos y estemos con Él por toda la eternidad. Ese camino es Jesucristo, quien dio su vida por nosotros en la cruz, y luego conquistó el pecado, la muerte y el infierno por su resurrección.

Estoy convencido de que nunca vamos a estar preparados para vivir hasta que no estemos preparados para morir. Dios tiene un plan para nosotros en este momento, y la mayor alegría de la vida viene por conocerlo a Él cada día.

Si nunca has entregado tu vida a Jesucristo, o si no estás seguro de tu destino eterno, te invito a que acudas a Él ahora. Puedes entregarle tu vida hoy mediante una sencilla oración de fe. Tal vez la siguiente te ayude a tomar esa decisión:

Padre celestial, yo sé que soy un pecador. Te pido perdón por mis pecados, me arrepiento y quiero apartarme de ellos. Confió solo en Cristo como mi Salvador y lo confieso como mi Señor.

A partir de este momento, quiero servirle y seguirlo en la comunión de la iglesia. Te lo pido en el nombre de Cristo Jesús. Amén.

Si hiciste sinceramente esa oración, Dios te escuchó, ya ahora eres parte de su familia para siempre. Tus pecados han sido perdonados, y su Espíritu vive ahora dentro de ti para ayudarte a vivir una vida nueva. Y un día Él te dará la bienvenida en el cielo, que es tu hogar definitivo.

Billy Graham

Deja tus comentarios