Las diez maneras en que la gente traza su propio camino. 4ta parte

  1. Confiar solo en el talento

El talento es sobre estimado, no porque no tenga valor, sino porque el talento solo no es suficiente para llevar a una persona a través de múltiples fracasos que trae la vida. Acompañado de una sólida ética de trabajo, el talento se esparce como la gasolina en un fuego. ¡Es explosivo!

Los grandes artistas entendieron esto, aunque algunos que no son artistas creen erróneamente que basta con el talento para triunfar. David Bayles y Ted Orland dicen:

En el mejor de los casos, el talento se mantiene igual, y los que descansan solo sobre este don sin desarrollarlo alcanzan la fama rápidamente y pronto caen en la oscuridad. Ejemplos de genios no hacen otra cosa que acentuar esta verdad. A los periódicos les encanta publicar historias de un prodigio musical de cinco años de edad que da un recital solo, pero muy raramente se lee de alguien que llegará a ser como Mozart. El punto aquí es que cualquiera que haya sido su don inicial, Mozart fue un artista que también aprendió a trabajar en sus obras y, por lo tanto, mejoró. En ese sentido él es como cualquiera de nosotros.

Mientras más grandes es su talento, más probabilidades hay que usted descanse fuertemente en él y evite el trabajo de cada día por perfeccionarlo. Si usted posee esta tendencia, póngase en un plan de crecimiento en el sentido de tratar de esforzarse al máximo con el talento que le ha dado Dios.

  1. Una reacción a una información deficiente

Los ejecutivos exitosos tienen en común la capacidad de hacer decisiones importantes basadas en una cantidad limitada de información. Pero ellos también tiene en común la capacidad de reunir información confiable para usarla cuando evalúan cada caso. El general Douglas MacArtur sabía de esto. Por eso dijo: “solo un cinco por ciento de un informe de inteligencia es verdadero. Saber aislar ese cinco por ciento es lo que hace a un buen comandante.

A medida  que el ritmo de la vida y los negocios crecen, la dificultad de ser capaz de conseguir y evaluar información también aumentará. En realidad, el famoso libro de Bill Gates Busines @ the Speed of thought (El negocio y la velocidad del pensamiento) lo escribió específicamente para tratar este asunto,

Un ejemplo de cómo pueden hacerse decisiones equivocadas cuando la información no es suficiente lo es la compra de la compañía fabricante del automóvil Rolls-Royce. La Volkswagen y la BMW lucharon para comprarla a sus dueños, Vickers PLC. La batalla la ganó la Volkswagen pagando 780 millones de dólares por la compañía que fabrica ese auto tan lujoso. Pero después de la compra finalizó el comprador hizo un descubrimiento terrible. La Volkswagen era dueña de la compañía, pero no de los derechos sobre el nombre Rolls-Royce, que identifica a este lujoso automóvil en todo el mundo. La licencia para el nombre, se supo, pertenecía a otra compañía, la Rolls-Royce PLC tenía vínculos con las BMW. ¿Se imagina quién recibió permiso para usar el nombre? Pensó bien: BMW, no la Volkswagen. Y todo eso ocurrió por la pobre información que se reunió.

  1. Ausencia de metas

La última causa importante del fracaso es la ausencia de metas. Don Marquis percibe que “vivimos en un mundo donde la gente no sabe lo que quiere y es capaz de ir hasta el mismísimo infierno para tratar de conseguirlo”

Joe L. Griffith cree que “una meta no es más que un sueño con un tiempo límite” Muchas personas no tienen metas no sueñan. Como resultado, no tienen un deseo. Si esto lo describe a usted, entonces debe mirar bien dentro de usted y tratar de determinar por qué está en este planeta. Una vez que lo haya descubierto, sabrá a qué tirarle.

Si puede describir la debilidad que lo debilita, entonces puede comenzar haciendo algo al respecto. Y eso puede cambiarle la vida. Yo he visto este cambio una vez tras otra en personas que desean triunfar.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios