Luego de 6 meses médico cristiano queda libre de cargos

El Consejo General de Medicina del Reino Unido, que supervisa la licencia médica libró de cargos en su contra a Richard Scott y dijo que no había evidencia de que había hecho algo malo, solo orar por sus pacientes enfermos.

La National Secular Society (NSS) mostró la queja en nombre de uno de los pacientes “altamente vulnerables” que supuestamente “se sintió incómodo con la oración”.

Richard, de 59 años, indica que a veces reza con los pacientes y que la queja podría haberle hecho perder su licencia y su trabajo.

A tal hecho el Consejo Médico General se pronunció en una carta que “no hubo informes de primera mano de ninguna queja de los pacientes sobre la práctica del Dr. Scott”.

“El NSS envió un informe anónimo de rumores sobre cómo el Dr. Scott expresó sus creencias religiosas a un paciente ‘altamente vulnerable’”, señaló el Consejo Médico General.

“No hay evidencia convincente de que el Dr. Scott imponga sus creencias religiosas personales en pacientes potencialmente vulnerables”, comentó.

También, el Consejo Médico General dijo que “no hay evidencia de que el Dr. Scott discuta la fe en situaciones donde el paciente ha declarado que no desea discutir estos asuntos” o que “ha seguido discutiendo la fe después de un paciente indicó que no aceptan tal discusión”.

El Dr. con el apoyo del Centro Legal Cristiano, dijo que el NSS “estaba dirigido no solo a mí” sino “también a la libertad de los profesionales cristianos en todo el Reino Unido para compartir su fe en el lugar de trabajo”.

“El precio que pagamos yo y mi familia como resultado de una falsa queja era totalmente innecesario”, indicó. “Sin embargo, espero que este resultado signifique que otros practicantes cristianos no tendrán que pasar por experiencias similares”.

Andrea Williams, directora ejecutiva del Centro Legal Cristiano, aplaudió la decisión del Consejo General de Medicina.

“El resultado de este caso”, Concluyó, “no solo asegura a los médicos y profesionales cristianos de todo el Reino Unido que pueden compartir su fe en el lugar de trabajo, sino también una guía clara sobre cómo pueden compartirlo sin temor a perder. El trabajo“.