Mi fe, mi fortaleza

Existen temas algo difíciles de explicar, otras hasta no se le haya un inicio. Sin embargo, no es porque no tiene una base, sino que en su mayoría los hecho hablan lo que las palabras no puede así como la fe.

Nuestra mejor fe es Jesús

Para una gran población de la sociedad define la fe como «Creencia y esperanza personal en la existencia de un ser superior  que generalmente implica el seguimiento de un conjunto de principios religiosos«pero para los que conocemos la verdad (Jesús) y la palabra de Dios, reconocemos la fe como: «La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve».

La fe se complica para muchos porque se considera que al no verse algo es muy difícil que suceda; aun cuando todo está muy mal, es complicado pensar que todo estará bien. Pero, si tu eres unos de esos que se toma de la palabra de Dios y lo que ofrece, estas bien encaminado.

«Jesús le dijo: Porque no me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron» Juan 20:29

Las palabras de Jesús en toda las biblia en su paso por la tierra siempre nos conmueven y nos hacen pensar que nuestra mayor esperanza está en Él. Lo que un día fue prometido para nuestras vidas, eso Dios nos lo entregará sólo confía.

Primeramente, debemos accionar a nuestra fe, a nuestra esperanza y sin duda alguna a escuchar lo que Dios nos está diciendo a susurro. Porque si no sabias, Dios le gusta hablar en susurro; por eso, la biblia nos dice que «Así que la fe es por el oír, y oír, por la palabra de Dios». Romanos 10:17

Estemos atento a su santa palabra, a esa que pasarán los años y ella seguirá estando vigente. No hay nada que no sea revelado por la fe, los justo vivieran de ellas y promesa de Jehová para los que en Él esperan es que la justicia brillara para ellos.

Que este fruto del Espíritu de Dios sea revelado en tu vida y nunca se aparte de ti. En los momentos de angustias, él será nuestro resguardo, será nuestra fortaleza.

Pedimos a Dios que él se establezca en nuestras vidas y que nos siga llevando a un nivel más allá de fe. Declaramos que lo que hoy está oscuro, mañana será un eterno amanecer. ¡Sólo cree!