Milagro de Dios!! Estudiante sobrevive de lesión cerebral y la ciencia no tiene explicación

La recuperación milagrosa de un estudiante de Alabama, en los Estados Unidos, no tiene otra explicación para la curación de su lesión cerebral, sino un milagro de  Dios.

En mayo del año pasado, el estudiante de geología de la Universidad de Auburn, de 21 años, estaba con sus compañeros de clase examinando rocas a lo largo de una carretera. Hasta que una camioneta dirigida por un conductor alcohólico perdió el control y chocó contra Burton y su socio de laboratorio, Nick Hood, que murió trágicamente poco después.

Una semana después, sin respuestas a los procedimientos médicos, los padres de Cole Burton, se enfrentaron a la opción de desistir del tratamiento. Ellos se rehusaron después de orar sobre la decisión y agarrarse al verso de Efesios 3:20, que dice que Dios “es capaz de hacer infinitamente más”.

“A Dios sea la gloria”, declaró Charlie Burton, padre de Cole. “Contra circunstancias avasalladoras, ese versículo nos dio el coraje de pedir a Dios por un milagro. Nos sentimos humildes por el hecho de que algunas personas no experimentan la curación. Hay cosas que nunca entenderemos, pero en el momento esa fue nuestra fe, que Dios es capaz “.

En vez de quedarse en estado vegetativo por el resto de su vida, los padres de Cole lo vieron mejorar cada día. “La mayoría de los padres sólo tienen el privilegio de ver el hijo caminar por primera vez una vez. Ahora, ya lo hemos visto por segunda vez “, dijo Charlie al Shepherd Center, donde Cole está recibiendo ocho horas de fisioterapia intensa cada semana.

El Dr. Chelsea Day, uno de sus neuropsicólogos en Shepherd, dijo que Cole logró superarse gracias al apoyo de la familia. “Él no está solo en eso”, afirmó. Cole concordó: “Todos hemos vencido las probabilidades”.

Burton está tomando clases en línea y espera volver al campus de Auburn en septiembre. Él completó dos maratones de 5 kilómetros y pretende correr 10 km en julio. “Cole es fantástico”, dijo su padre. “Mi esposa y yo vemos los pequeños milagros que suceden todos los días. Esto te roba completamente la capacidad de reclamar sobre la mayoría de las cosas con las que nos preocupamos hoy”.

 

Deja tus comentarios