Miles entregaron sus vidas a Cristo y una megaiglesia cuadruplicó la cifra de creyentes en California

Las limitaciones del estado de California a causa de la pandemia hacen más difícil para los cristianos adorar como acostumbraban hacerlo. En primera instancia, el gobierno prohibió cantar en las iglesias para aplacar la difusión del COVID-19, y después vino la orden reciente de prohibir las reuniones de iglesias que han puesto fin a los servicios.

Noticias Cristianas - Miles entregaron sus vidas a Cristo y una megaiglesia cuadruplicó la cifra de creyentes en California
Miles entregaron sus vidas a Cristo y una megaiglesia cuadruplicó la cifra de creyentes en California

Iglesias cerradas injustamente

Algunos líderes evangélicos creen que las órdenes de cierre han sido empleadas de manera injusta y agresivamente a las casas de culto, pero el pastor Mickey Stonier de Rock Church en San Diego expresa que la prohibición está obligando a la Iglesia a ministrar fuera de sus cuatro paredes.

“Durante los tiempos de persecución, la iglesia crece. Nuestra iglesia está creciendo, la influencia, el impacto de la iglesia está creciendo”, indicó.

Stonier le comentó a The Prayerlink de CBN que desde el comienzo de la pandemia su iglesia se ha cuadruplicado en tamaño.

“Ponemos énfasis en estar en la comunidad y atender muchas de las necesidades. Hemos reunido 307,000 tapabocas N-95 y estamos alimentando a los necesitados”, explicó Stonier.

Atención pastoral a profesionales que ayudan en la pandemia

Rock Church ha centrado actualmente sus esfuerzos en proporcionar atención pastoral a los trabajadores de emergencia.

“Estamos sirviendo a los departamentos de bomberos, a los departamentos de policía. Hay un impacto creciente en los servicios de emergencia que reciben a pacientes con COVID. Tenemos cuerpos de capellanes que están allí y que realmente se unen a cada individuo para brindar apoyo, orientación, asesoramiento y muchas oportunidades de ministerio”, compartió Stonier.

“Hemos tenido la bendición de proporcionar más de 9.600 comidas al personal médico, enfermeras y médicos, ya que están ocupados”, agregó.

Y Rock Church han estado en las calles de San Diego para orar y ministrar a las personas.

“Hemos reunido 135 iglesias en San Diego, tuvimos un evento de oración en 11 lugares diferentes. Tuvimos más de 15,000 personas en todo San Diego o en línea. Lo llamamos ‘Oramos San Diego’. La gente oró por una hora por la obra del Señor, para que el avivamiento tenga lugar en San Diego”, comentó.

Oportunidades para llevar el evangelio

Otros ministerios en California ven el encierro como una oportunidad para llevar a las personas a través del evangelismo en la calle y la playa.

“Hay una ruptura de los servicios de adoración en las comunidades de playa al aire libre que están en la costa en este momento con miles de personas reunidas para adorar, personas arrepintiéndose, bautizándose y viniendo al Señor”, añadió Stonier.

Otros líderes se suman

El líder evangelista de Bethel, Sean Feucht, dirigió actualmente los servicios de adoración en el Golden Gate Bridge de San Francisco y Huntington Beach en California.

Miles se congregaron en la playa para entregar sus vidas a Cristo.

“El Evangelio fue predicado con poder”,  expresó Feucht en un video de Instagram. “La gente se puso de pie para entregar sus vidas a Jesús y ahora estamos aquí bautizando a las personas en el Océano Pacífico. Dios se está moviendo en California. Creo que estamos al borde de otro movimiento de ‘Gente de Jesús’… no puedes ver lo que estás viendo ahora”, agregó.

Sean recientemente resolvió salir a la carretera llevando este alcance a todo la nación. Su primera parada fue en Washington Square Park en la ciudad de Nueva York, donde cientos de personas adoraron en la calle y fueron bautizados en la fuente del parque.

Y una joven, llamada Olivia, se trasladó de Connecticut a Nueva Jersey para participar en el evento. Estuvo a punto de suicidarse semanas antes, pero decidió entregar su vida a Cristo.

“El poder del suicidio se ha roto sobre su vida”, dijo Feucht en un video de Instagram.

Continúa ministrando en California

Feucht está de regreso en California hoy para continuar ministrando a personas en Redding, Pasadena, Bakersfield, Fresno y San Diego.

Stonier por su parte cree que la pandemia está provocando un avivamiento en pequeños grupos a medida que la Iglesia se agranda fuera de los edificios en los que regularmente se reúne.

“No se puede detener la adoración, la gente está adorando y estallando el avivamiento”, finalizó Stonier.

Deja tus comentarios