No dará tu pie al resbaladero ni se dormirá el que te guarda. Salmo 121:3

Deja tus comentarios