No podemos conocer a Dios en su plenitud si el mundo nos influencia más que las escrituras

Deja tus comentarios