No dejes de confiar y de creer en lo que Dios un día te prometió. Aunque hoy la circunstancia puede ser difícil, recuerda que  VAMOS DE VICTORIA EN VICTORIA DE LA MANO DE DIOS.