Por lástima o por derecho

Por lástima o por derecho

El pueblo de Dios debe saber que no tendremos respuestas a nuestras oraciones basados en la lástima, pues eso no es bíblico. Es lamentable que hoy haya muchos que se llegan a Dios pensando que Él está comprometido a responder por lástima. Recuerdo que cuando era nuevo convertido escuché orar a un hermano: “Padre no soy digno de llegarme a ti, pues soy un trapo de inmundicia”. Yo pensé, en mi ignorancia, que ese hermano era súper humilde y que Dios debía responderle de una forma muy especial.

Pasado el tiempo, y al madurar en el conocimiento bíblico, me di cuenta que orar así es solo ignorancia. La Biblia no dice que somos trapo de inmundicia, ni tampoco indignos de llegarnos a la presencia de nuestro Padre celestial. Dice el autor a los Hebreos: “Acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracia” (Hebreos 4:16).

Debemos acercarnos a Dios con dignidad como sus hijos y herederos de su gracia. “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo” (Romanos 8:17).  Nótese que dice que somos herederos y coherederos. Nuestro Señor Jesús comparte su herencia con nosotros ¡Gloria a Dios! tenemos una herencia que podemos disfrutar aquí en la tierra. Así que lleguemos confiados a nuestro Padre celestial, sin ningún tipo de complejos. Cuando Satanás venga a tu mente a decirte que no tienes derecho de entrar en el trono de la gracia, repréndelo con autoridad en el nombre de Jesús.

Robert Vargas. Pastor, maestro y conferencista.

Deja tus comentarios