“Prefiero ser perseguida a negar su fe” afirma mujer egipcia

Una de los pocos de las sobrevivientes de la masacre que mató a 29 cristianos en Minia en Egipto, contó  que los terroristas del Estado Islámico obligaron a las mujeres a salir del autobús y a renunciar a su fe en Jesús, pero se negaron totalmente.

Mariam Adel, una madre joven a quien en el incidente asesinaron a su marido y nueve de sus familiares, expresó al diario británico Financial Times el martes desde la cama de un hospital.

Adel  recuerda que los jihadistas dispararon con potentes ametralladoras contra el autobús que transportaba a los cristianos antes de comenzar a matar a todos los hombres sobrevivientes. A las mujeres, los extremistas  ordenaron que salieran del vehículo y se convirtieran al islam.

“¿Renunciar nuestra fe? Por supuesto que no”, contó Mariam sobre la reacción de las mujeres. “Si hubiésemos renunciado, ellos podrían habernos dejado fuera del autobús y tratarnos bien. Pero nosotros sólo queremos a Jesús y confiamos en que no nos dejará”.

En respuesta, los terroristas robaron de las mujeres sus joyas de oro y teléfonos celulares.

Mina Habib, de 10 años estudiante que también sobrevivió al ataque, relató su experiencia angustiosa. “Ellos pidieron la identificación de mi padre y le dijeron que recitara la profesión de fe musulmana. Él se negó, dijo que era cristiano. Ellos dispararon en él y todos los demás que estaban con nosotros en el autobús “.

“Cada vez que disparaban a alguien, ellos gritaban: ‘Alá es grande’, agregó el joven. Más de 100 cristianos han sido muertos desde diciembre de 2016. Según un miembro cristiano del parlamento egipcio, Emad Gad, hay una fuerte posibilidad de que surjan más ataques. “Las medidas de seguridad pueden ayudar, pero la comunidad está ansiosa y siente que no hay nada que pueda hacer para protegerse”, expresó.

Mokhtar Awad, investigador del programa sobre el extremismo en la Universidad George Washington, en Estados Unidos, contó que los terroristas islámicos culpan a los cristianos fuertemente por apoyar al presidente egipcio Abdel Fattah al Sisi y su represión contra el terrorismo.