El principio del 101% 4ta parte

Crea el valor de los demás. Carlisle dijo: “Un gran hombre demuestra su grandeza por la manera en que trata un pequeño hombre”. El valor que usted les dé a las personas determinará si usted es motivador o manipulador. Motivador es ir juntos para beneficio mutuo. Es que todos nos movamos juntos porque eso nos beneficia a todos. Manipulación es moverse todos juntos porque eso me beneficia a mí. Hay una diferencia. Con el motivador, todos ganan. Con el manipulador, solo el “líder” gana.

Concéntrese en las personas, no en los programas. Lo único que Dios rescatará de este planeta son sus hijos. Por lo tanto, si usted desea tener un ministerio que permanezca, debe construir las vidas de los demás. Hacer cambios en un programa no le dará permanencia; pero hacer que una persona cambie, sí. Algunas de las personas más infelices que conozco son aquellas que cambian y edifican programas. Por otro lado, las personas más felices que conozco son las que cambian y edifican a otras personas. ¿Dónde invertirá usted su vida? Concéntrese en las personas.

Hágalas creer. Si usted desea que las personas crezcan, tendrá que estar a su alcance cuando ellas lo necesiten. Las personas que atraviesan momentos difíciles tienen necesidades muy profundas que usted puede esforzarse por satisfacer. Al hacerlo, descubrirá que se ha profundizado su relación con ellas. Para una relaciones más importante el sentido de la oportunidad que el tiempo. Llegar a la vida de una persona cuando realmente lo necesita es más importante que estar con ella  en todos los momentos en que no lo necesita. El sentido de la oportunidad es esencial

Sea un líder confiable. Las relaciones crecen con la coherencia, y se resisten con la volubilidad. Sea accesible. ¿Alguna vez quiso ver a alguien que solía tener terribles cambios de humor, pero dudó en acercarse a alguien, porque no sabia si esa persona iba a tratarlo con cariño o iba a arrancarle la cabeza? Como líder, sea confiable, para que las personas siempre se sientan en libertad de acercarse a usted.

Sea un líder que reafirma a las personas. Las relaciones crecen si se dan en una atmósfera de afirmación. La mayoría de las personas sin inseguras; y dado que necesita aliento usted debe reafirmarlas. Margaret y yo tuvimos una charla, hace poco, con el instructor de gimnasia de nuestra hija. A este hombre le resultaba difícil captar la importancia de darles seguridad  a las personas; le resulta fácil señalar a sus alumnos cuando hacen algo mal, pero no sabe decir: “Eso estuvo bien. Estás haciendo mejor las cosas”. Nosotros lo alentamos a utilizar la reafirmación positiva con Elizabeth. Reafirme a su agente. Así crecerán.

Sea un líder de recursos. Las relaciones crecen cuando una persona tiene respuestas para las preguntas. Conviértase en un solucionador de problemas. Tanga algo para contribuir. A todos nos gusta estar con personas que nos ayudan a extendernos, nos enseñan y nos ayudan a crecer.

Dé el ejemplo. Las personas hacen lo que ven. Al cultivar relaciones, tenemos que ser modelos de relaciones interpersonales para los demás. A las personas no les importa cuánto sabe usted, pero sí saben cuánto le importan ellas a usted, y se dan cuenta de ello por la forma en que usted actúa, no por lo que dice.

En algunos estudios los líderes de empresas estadounidenses, se ha demostrado que los ejecutivos pasan las tres cuartas partes de sus días en el trabajo con otras personas. El elemento más valioso de toda compañía son las personas. El bien más valioso de toda compañía son las personas. Todos los planes ejecutivos son llevados a cabo, o dejan de ser llevados a cabo, por personas. Nuestras relaciones con las personas determinarán el éxito de nuestro liderazgo. Podemos trabajar con las personas, o luchar contra ellas. Podemos ser arados o excavadoras. El arado remueve la tierra y la levanta para cultivarla y hacer de ella un buen lugar donde pueda crecer una semilla; la excavadora remueve la tierra para quitar los obstáculos del camino. Ambos son instrumentos útiles, pero uno destruye, mientras el otro cultiva. El líder “arado” ve en las personas riquezas que esperan ser descubiertas y cultivadas; el líder “excavadora” ve en las personas obstáculos que deben ser destruidos. ¡Dedíquese a cultivar!

John C. Maxwell

Deja tus comentarios