Proverbios 10: 15-32 Contraste entre el justo y el malvado

  1. La defensa del rico es su riqueza; la ruina del pobre, su pobreza.
  2. La recompensa del justo es la vida; la cosecha del malvado es el pecado.
  3. El que atiende la corrección va camino a la vida; el que la desatiende, va camino a la perdición.
  4. Es de mentirosos disimular el odio, y es de necios divulgar chismes.
  5. El que mucho habla, mucho y erra; callar a tiempo es de sabios.
  6. Plata fina es la lengua del justo; la mente del malo no vale nada.
  7. Los labios del justo instruyen a muchos, pero el necio muere por su imprudencia.
  8. La bendición del Señor es riqueza que no trae dolores consigo.
  9. El necio goza cometiendo infamias; el sabio goza con la sabiduría.
  10. Lo que más teme el malvado, eso le sucede, pero al justo se le cumplen sus deseos.
  11. Pasa el huracán y el malvado desaparece, pero el justo permanece para siempre.
  12. El perezoso es, para el que lo envía, como el vinagre a los dientes o el humo a los ojos.
  13. El honrar al Señor alarga la vida, pero a los malvados se les acorta.
  14. Para los justos, el porvenir es alegre; para los malvados, ruinoso.
  15. El Señor protege a los que hacen bien, pero destruye a los que hacen mal.
  16. Jamás el justo fracasará, pero el malvado no permanecerá en la tierra.
  17. De los labios del justo brota sabiduría, pero al perverso le cortarán la lengua.
  18. El justo dice cosas agradables; el malvado, solo cosas perversas.

 

Deja tus comentarios