Adorando en medio de la adversidad

Muchas veces en nuestra vida pasamos por circunstancias en las cuales deseamos tirar la toalla, pero es allí cuando Dios busca ver a su hijo adorando en medio de la adversidad.

Adorando en medio de la adversidad
Adorando en medio de la adversidad

Ciertamente, sé que es muy difícil adorar cuando sientes que tus fuerzas están desmayando, pero no debes olvidar quien es tu padre. Dice la palabra que Él se fortalece en nuestra debilidad y en Él somos más fuertes.

Por otro lado, puede que la circunstancia esté en contra de ti pero no hay nada que Dios no permita que sea de fortaleza para nuestra vida. Como resultado de toda la adversidad, Dios se gratifica cuando uno de sus hijos le adora, le da la gloria y la honra en todo momento.

Tal vez creas que decirlo es fácil pero hacerlo es lo complicado, pero bíblicamente Pablo y Silas mientras duraron en la cárcel lo dieron todo por adorar a Dios.

Pablo y Silas adoran en medio de la adversidad

En el libro de Hechos 16:16-40 podemos ver como Pablo y Silas mientras predicaban el evangelio de Jesús fueron apresados y juzgados por ello.

Sin embargo, en ningún momento se registra en la biblia que dejaron de orar, sino que para completar el propósito se mantuvieron juntos para adorar. Como resultado, hicieron que los barrotes cayeran y fueran libres por el poder de Dios.

“De pronto, hubo un temblor de tierra muy grande, tan fuerte que los cimientos de la cárcel temblaron con fuerza. Entonces todas las puertas de la cárcel se abrieron y las cadenas de los presos se soltaron”; Hechos 16:26.

Quizás para Pablo y Silas pudo haber momentos en los cuales decidieron dejar de adorar, pero ese sentimiento solo fue un impulso para aumentar más su adoración a Dios.

También, puede que te sientas atrapado, que tu libertad ha sido condicionada a través de lo que está pasando con la situación del coronavirus. Más sin embargo, no hay nada ni nadie que pueda callar tu corazón. ¡Levántate en fe! y declara que tu esperanza ante la circunstancia permanece viva y que Jesús es tu libertad.