11 agosto 2020

Día del Padre: «El Poder de la Honra»

Dios nos dice a través de su palabra en Efesios 6:1-3, que debemos honrar a nuestros padres. Al igual que nos da la promesa de que si honramos a nuestros padres tendremos larga vida.

Reflexiones Cristianas - Día del Padre: "El Poder de la Honra"
Día del Padre: «El Poder de la Honra»

Hoy en día los hijos se están separando de sus padre y viceversa; pero lo que no saben es que el enemigo quiere que los hijos irrespeten y no valoren a sus padres, para que así estén lejos de la bendición de Dios.

Sabemos que es difícil obedecer y honrar a nuestros padres, y muchas veces nos dejamos llevar por el orgullo, pero debemos tomar en cuenta que la honra es la llave que abre y cierra la puerta a las bendiciones que Dios tiene para nosotros. 

En la biblia la palabra «Honra» aparece 144 veces, mientras que «Deshonra» solo aparece 14 veces; esto quiere decir, que Dios nos da a entender la importancia de honrar a los demás, pero en especial a nuestros padres.

La honra hacia nuestros padres es una manera de agradecerle lo que hacen a diario por nosotros y también para demostrar el cariño y aprecio que le tenemos.

¿Cómo Honrar a mi padre?

1. Valorarlo: Honramos a nuestro padre cuando le agradecemos lo que ha hecho por nosotros y amándolo; ya que su palabra nos dice que debemos amar a nuestro principal prójimo que son los padres. 

2. Aceptar su autoridad:  «Hijos, sean obedientes a sus padres en todo, porque esto es muy agradable en el Señor»Colosenses 3:20 y  en Proverbios 3:11-12 «Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido»

3. Tratarlo con respeto: Debemos cuidar lo que le decimos a nuestros padres, y como lo decimos. Es verdad que no es fácil controlar nuestra forma de tratar a papá pero debemos tener en cuenta lo que dice su palabra en «El ojo que escarnece a su padre y la menos precia, los cuervos de la cañada lo saquen, y lo devoren los hijos de águila»; Proverbios 30:17.

4. Cuidar de él: Cuando envejecen nuestros padres, necesitan de nuestra ayuda. Es así como honramos a nuestros padres, dándole lo que necesitan y estar al pendiente de ellos; esto lo podemos comprobar en 1 Timoteo 5:4-8.

5. Interésate en su vida:  Demuéstrales que te importa, pregúntale si tienen planeado algo y apóyalo; de esta forma le estará demostrando mucho.

6. Hazlo parte de tu vida: Si vas a tomar una decisión, coméntales, para ver su opinión al respecto ¡No tomes decisiones si él!

7. Ora por ellos:  Pídele a Dios padre que los cuide, le de larga vida, y si no te gusta su actitud contigo, pídele que lo transforme; y a pesar de su actitud nunca lo maldigas, al contrario bendecirlo. «Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis»; Mateo 21:21-22.

Acciones erróneas que creemos que honran a nuestros padres

– Los hijos que honran a sus padres dejan que ellos controlen su matrimonio: Ciertamente la biblia dice: «Por tanto, dejará el hombre a sus padres, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne»; Génesis 2:24. Claro está que deben sacar provecho a los consejos de su padre o suegros, lo podemos ver en Proverbios 23:22 «Oye a tu padre, aquel que te engendró; y no la menos precies.»; no obstante, cada matrimonio puede decidir cuando puede intervenir la familia.

«Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto lo que Dios juntó, no lo separe el hombre»; Mateo 19:6.

– Los padres son los que tienen la máxima autoridad:  Dios le dio la autoridad sobre la familia, pero la autoridad que Dios le dio a cualquier ser humano es limitada, ya que la máxima autoridad la tiene Dios; en Hechos 5:27-29 nos lo demuestra. De la misma manera los hijos deben obedecer a sus padres.

– Los hijos que quieren honrar a sus padres deben seguir su misma religión: La biblia nos da la respuesta en 1 Juan 4:1, también menciona a varios siervos de Él que no siguieron la religión de sus padres, como Abrahán, Rut y el apóstol Pablo (Josué 24:2; Rut 1:15-16; Gálatas 1:14-16)

– Para honrar a los padres no hay que participar en ritos tradicionales de adoración a los antepasados: «Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás»; Lucas 4:8, Dios nos manda a adorarlo solo a Él.