No debemos perder la confianza en Dios

Algo esencial en la vida de un cristiano es la fe y la confianza en Cristo. Una muestra de ello no los indi Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan».

Reflexiones Cristianas - No debemos perder la confianza en Dios
No debemos perder la confianza en Dios

Hebreos 11:32 dice: «¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas». Hombres y mujeres que a pesar de muchas cosas, no perdieron la confianza en Dios.

ABRAHAM Y JOSÉ: Eran hombres como usted y yo

También en la Palabra de Dios encontramos muchos ejemplos de hombres y mujeres que no perdieron la confianza a pesar de las adversidades. Tal es el caso de Abraham y José.

Estos no eran personas superdotadas, se trataba de hombres y mujeres como usted y como yo, que no carecían de pasiones y debilidades, pero si tenían una gran convicción de que Dios en el que habían creído estaba siempre a su lado.

Podemos pensar que estas personas vivieron tiempos mejores, y claro siempre tenían la victoria y hacían proezas, pero la realidad es que no siempre su vida fue fácil, ellos no solo hicieron cosas grandes y heroicas.

Hebreos 11:36-40 dice«Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros».

Sin embargo, ellos NUNCA SE DIERON POR VENCIDOS, NO PERDIERON LA CONFIANZA. El Señor estuvo a su lado diciéndoles no se rindan, no se den por vencidos, no pierdan la confianza, ustedes son solo extranjeros y peregrinos en esta tierra porque su ciudadanía está en los cielos.

¡El justo vivirá por la fe!

Quizás tenemos muchas fallas, pero si creemos en Cristo con todo nuestro corazón y tenemos fe y confianza, vamos a vencer todo obstáculo, porque el creer y confiar nos da esperanza y aliento de seguir luchando sin desmayar y hasta el final, pese a cualquier adversidad.