No dejes que tu mente juegue contigo

Nuestra mente está bajo continuo ataque por las heridas del pasado,
las presiones del presente y los desafíos del Mañana.

No dejes que tu mente juegue contigo
No dejes que tu mente juegue contigo

Se suma a ese triple ataque los dardos de fuego del adversario.

El Adversario de nuestra vida espiritual sólo tiene una entrada para tocar nuestra vida
y es a través de la mente.

En nuestra vida diaria y cotidiana, somos capaces de resolver situaciones, de imaginar, de crear, de tomar decisiones  simples o más complejas. Sin embargo esa claridad muchas veces se puede nublar ya que nuestra mente  nos confunde y hasta engaña.; Porque tu mente aunque no lo creas, no para de jugar contigo, condicionando tus percepciones, formas de pensar, comunicarte y actuar conforme a esas trampas. Obviamente, no nos damos cuenta, nuestra mente actúa sobre nosotros de forma inconsciente.

Pero en Dios entendemos, que no podemos dejar que nuestra mente juegue con nosotros, ni mucho menos que nos controle.

Satanás y tu mente, Tus enemigos

El enemigo no tiene sino una entrada para tocar nuestras vidas, que es nuestra mente. Podemos llegar a pensar que Satanás puede entrar a tocar nuestras vidas por muchas entradas, pero no es así, él tiene una sola, tu mente.

Es por eso que la Biblia insiste tanto en que cuidemos lo que pensamos; el apóstol Pablo dice en Romanos 12, Transformaos, por medio de la renovación de vuestro entendimiento. No se adapten a las cosas de este mundo y luego dice transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento; Pablo habla de ser renovado en el espíritu de nuestra mente.

En filipenses   “Todo lo bueno, todo lo agradable, todo lo que es de buen nombre, todo lo justo, en esto pensad”

Isaías habla de “tú guardarás en completa paz aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado».

La Palabra nos habla muchísimo de cuidar nuestra mente. Pablo en el libro de Efesios habla de poner el yelmo de la salvación, el casco. Póngase el casco para proteger su cabeza, para proteger su mente. Él sabe que el enemigo no va a poder tocar nuestra vida a menos que toque nuestra mente.

Teoria del poder de la mente

Para probar una teoría, un científico de Phoenix, necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias.
Lo consiguió en una penitenciaría de St. Louis, Missouri.
Era un condenado a muerte que sería ejecutado en la silla eléctrica.

Le propuso participar en un experimento científico, en el cual le sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre.
El preso tenía la probabilidad de sobrevivir; en caso contrario, fallecería con una muerte sin sufrimiento ni dolor.
El condenado aceptó, pues era preferible eso a morir en la silla eléctrica, y además tenía una oportunidad de sobrevivir.

El prisionero fue colocado en una cama alta, de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse.
Hicieron un pequeño corte en la muñeca. Abajo de su pulso, fue colocada una pequeña vasija de aluminio. Se le dijo que oiría su sangre gotear en la vasija.

El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue lo suficiente para que él sintiera que su pulso fue cortado.

Sin que él supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula.
Al cortar el pulso, fue abierta la válvula del frasco para que él creyese que era su sangre la que caía en la vasija.

Vasija Vacía

Cada 10 minutos el científico, sin que el condenado lo viera, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía.
Mientras tanto el condenado creía que era su sangre la que estaba disminuyendo.

Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más pálido.

Cuando el científico cerró por completo la válvula, el condenado tuvo un paro cardíaco y murió, sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.

El científico consiguió probar que la mente humana cumple, al pie de la letra todo lo que le es enviado; y aceptado por el individuo, sea positivo o negativo, y que tal acción envuelve a todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica.

Alerta para tu vida

Esta historia es una alerta, para todos y cada uno de nosotros; Nuestra mente, ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado.

“Si piensas en el fracaso, ya fracasaste antes de intentar”

“Si piensas en ganar, ya llevas un paso por delante”