¿Perdona Dios los pecados pequeños y los grande no?

Muchas veces nos hacemos la pregunta de si Dios perdona los pecados pequeños y los grandes no, pero resulta que para Dios no existe diferencia alguna para estos.

Reflexiones Cristianas - ¿Perdona Dios los pecados pequeños y los grande no?
¿Perdona Dios los pecados pequeños y los grande no?

Por lo tanto, debemos de dejar que mentir, es un pecado pequeño, y robar es un pecado más grandes, pero delante de Dios, ambos son iguales. Eso quiere decir, para Dios tanto mentir como matar, tiene el mismo nivel de repugnancia.

De igual forma, el perdón de Dios está disponible para todos aquellos que se arrepienten de sus pecados. Pero no cualquier arrepentimiento, sino el que es genuino delante de su presencia.

Dios ofrece su perdón para todo pecado del cual nos arrepintamos sinceramente. Sin arrepentimiento no hay perdón.

Arrepintiéndome genuinamente

Un arrepentimiento genuino te lleva a cuatro etapas:

  1. Reconocer que estas mal
  2. Confesar el pecado cometido o que se está cometiendo
  3. Pedir perdón a Dios.
  4. Apartarse de seguir practicando ese pecado.

No obstante, es bien importante llevar a cabo estas etapas. El mantener la fe en la obra redentora de Cristo en la cruz para perdón de todos los pecados, ya sean pequeños o grandes.

Debemos reconocer nuestro pecado y confesárselo a Él. No importa lo terrible que sea tu pecado, piensa que Él no se va a horrorizar de nada que puedas contarle; además Él ya lo sabe todo.

Recuerda que la palabra de Dios dice: «Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta»; Hebreos 4:13.

De este modo que es necio no reconocer nuestras transgresiones y desaprovechar así su preciosa promesa que: «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad»; 1 Juan 1:9.

La Biblia nos dice: «Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro»; Hebreos 4:15-16.

Esto significa que el mismo Jesús que fue a la cruz en lugar de nosotros para pagar el precio por todos nuestros pecados, pasados, presentes y futuros. En consecuencia, ahora está sentado a la derecha de Dios Padre intercediendo todo el tiempo por nosotros. Es como si fuera nuestro abogado defensor, que siempre nos comprende y nos abre el camino hacia el perdón de Dios.

El Pecado que no tiene perdón

Ahora, yo sé que muchas veces esta pregunta viene de haber leído o escuchado lo que dice Jesús en Mateo 12:31-32. Allí Jesús nos dice que existe un solo pecado que nunca tendrá perdón, que es «la blasfemia contra el Espíritu Santo».

«Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero»; Mateo 12:31-32