Venciendo la adicción a la masturbación

En muchas oportunidades se cree que los solteros caen en la adicción de la masturbación. Sin embargo, los casados pueden caer en esto; es por ello, que debemos vencer esta adicción.

Reflexiones Cristianas - Venciendo la adicción a la masturbación
Venciendo la adicción a la masturbación

Primeramente, una de las razones por la cual la masturbación es regularmente usada es a causa de la alta liberación de dopamina y placer al cuerpo. Es por ello, que gran cantidad de personas lo usan como un método para liberar estrés y satisfacer su cuerpo del deseo sexual.

En consecuencia a esto, la práctica continua de la masturbación crea ligeramente una adicción que con el tiempo se hace fuerte de evadir. No obstante, si no acaban con esta adicción no solo podría hacerse parte de tu vida, sino que también puede generar consecuencias devastadoras.

Es por ello, que te aconsejamos y estaremos para ayudarte a vencer esta fuerte adicción.

Principalmente, te insto a que ores y pidas a Dios ser libre de la masturbación. A su vez, no te permitas crear la atmósfera en la que sueles caer en este pecado del cual quieres ser libre.

Método para ser libre de la adicción a la masturbación

Rachel E. Miquel Dufour, es la autora del libro ¡Qué Viva La Va-Jay-Jay!, y a su vez, es experta en temas de la sexualidad femenina, explica un método para ser libre de la masturbación.

Primero, inicia por implementar un plan de acción para equilibrar tu vida en su día a día, trayendo un refrigerio a tu vida espiritual y a tus amistades.

Continúa por instalar en tu mente un “plan off/on [apagado/encendido]. Esto consiste en reducir la cantidad de veces en la que existe la masturbación en el día (off). Seguidamente a esto, busca la forma de canalizar toda esa energía y sus tensiones como actividades de baile, música, entre otras (on).

Incluso es importante que celebres tu progreso, que cada vez que disminuyas la masturbación en tu día a día te des la oportunidad de celebrarlo. Puedes empezar reduciendo la masturbación a día de por medio. Luego seguir con solo dos veces a la semana. Después solo una vez, hasta así lograr no masturbarte en ningún momento.

Es por ello que con cada victoria que obtengas te des la oportunidad de regalarte una salida, una comida o lo que prefieras. Lo importante es que celebres tu logro.

¡No te afanes!

Esto lleva algo de tiempo, es cierto que al principio te será algo difícil pero poco a poco lograrás ser libre de la esclavitud que la masturbación ha llevado a tu vida.

Igualmente, es bueno la ayuda de un líder o consejero que te guíe a descubrir los métodos en los cuales logres liberarte de este problema espiritual que involucren a esta adicción.