El regalo más grande que puedes recibir de Dios es su presencia

Deja tus comentarios