¿Rendirme? nunca ¡Dios está conmigo!

Deja tus comentarios