¡Renuncia a toda idea falsa!

Un dios imaginario jamás responderá oraciones aunque a veces alguna gente crea que sí (Jeremías 44:16-19). En cambio, el Dios único y verdadero sí escucha nuestras oraciones.

Digo esto porque en el pasado he escuchado a algunas personas orar, y cuando las escucho, inmediatamente me doy cuenta de que no creen en el Dios de la Biblia (es asombroso lo mucho que puedes conocer sobre la teología de alguien al escuchar a esa persona orar).

No digo que este sea tu caso, pero siempre es bueno tener presente quién es realmente Dios cuando oramos y esperamos. Es importante examinarnos (2 Corintios 13:5)

Cuando estamos claros de quién es Dios, nuestro orgullo es aplastado y buscamos orar conforme a Su Voluntad y reconociéndolo como realmente es ¡Y esas oraciones siempre son respondidas para la Gloria a Dios! También confesamos nuestros pecados en oración, lo cual es algo muy importante cuando oramos (1 Juan 1:9).

Así que preocúpate en busca conocer cada día más a Dios y cómo Jesús te salvó, y que tu vida (y tus oraciones, y sus respuestas) esté edificada en la verdad. Nunca debemos orar como si Dios nos debiera algo, como si el poder está en nuestra fe (y no en quien está puesta la fe), como si Dios necesitara nuestro permiso, como si Dios no fuese omnipotente.

Dios es quien origina en nosotros el querer y el hacer (Filipenses 2:13)… y esto abarca nuestras oraciones y el motivo de ellas.

Cuando abarcamos la verdad, tenemos gozo en Dios durante la espera a la respuesta de nuestras oraciones.

Fuente: josuebarrios.com