Soldado de ISIS vuelve del infierno y entrega su vida a Cristo

Un jihadista de ISIS entrego su vida a Cristo tras sobrevivir a múltiples heridas  balas cuando se encontraba en un enfrentamiento entre ISIS y las fuerzas del ejército de Siria, el hombre quien había sido catalogado sin vida donde fue rescatado por miembros de una iglesia.

Estos miembros de la iglesia quienes se encontraban dispuesto a darle una sepultura digna trasladaron al hombre 26 kilómetros cuando de pronto un milagro sucedió, el hombre regreso a la vida.

Al momento en que el hombre recupero por completo los sentidos, hablo con Hermann Groschlin, una de las personas que lo asistieron, de las visiones que había tenido del “más allá”.

Las visiones que había tenido cambiaron completamente la vida de este jihadista de 32 años de edad, llevándolo a entregarse a Cristo en los días posteriores.

“Me dijo que siempre le habían dicho que al morir como mártir, se le abrirían las Puertas del Cielo” recordó Groschlin. “Mientras ascendía hacia la luz de los Cielos, entidades demoníacas, o Jinns como él las llamó, aparecieron y lo condujeron hasta los pozos del Infierno. Allí tuvo que revivir todo el sufrimiento que había causado a otros. Incluso tuvo que revivir cada decapitación de sus víctimas pero ahora en el lugar de ellas”, imagines que, según el jihadista, estarían en su mente el resto de su vida.

Luego Dios, le habló y le dijo que había fallado miserablemente como humano, que sería excluido de ingresar al Cielo si escogía dejar de vivir, pero si escogía vivir nuevamente, tendría una nueva oportunidad de arrepentirse de sus pecados y caminar en el Camino de Dios una vez más.

El jihadista dijo que volvió a la vida momentos después y eventualmente se convirtió a Cristo, convencido de que había sido engañado en toda su vida religiosa de adorar a Allah.

El joven, cuyas heridas sanaron de manera impresionante muy rapido, escogió vivir junto con los miembros de la Iglesia Presbiteriana que lo rescataron del desierto y espera que su historia ayude a muchos terroristas del ISIS a cambiar sus caminos y convertirse al único y verdadero Dios, concluyó Hermann Groschlin.

Deja tus comentarios