Teología del pacto

Hemos visto que la manera de ver los pactos bíblicos (Abrahámico, palestino, davídico y nuevo) determina en gran medida nuestra comprensión del programa de Dios para el futuro. Estos pactos son fundamentales para la escatología bíblica. Sin embargo, es interesante notar que la teología del pacto no obtiene su nombre de estos pactos bíblicos. Antes bien, los pactos de la teología del pacto son teológicos, postulados por teólogos. Algunos, en la teología del pacto, creen que hay tres de tales pactos, mientras otros concluyen que hay realmente dos. Estos pactos teológicos se conocen como los pactos de obras, redención y gracia. La razón de la diferencia en la cantidad total de estos pactos, es que algunos teólogos del pacto creen que el pacto de la redención y el pacto de la gracia son dos etapas de un mismo pacto.

La explicación del sistema

La teología del pacto es un sistema que interpreta todas las Escrituras en base a estos dos o (tres) pactos.

La teología del pacto enseña que al principio Dios hizo un pacto de obras con Adán, pues le prometió la vida eterna por su obediencia y la muerte por su desobediencia. Adán falló, y la muerte entró a la raza humana. Sin embargo, Dios paso a resolver el conflicto del hombre al hacer un pacto de gracia por medio del cual se vencería el problema del pacto y la muerte.

Cristo es el supremo mediador del pacto de gracia de Dios.

La teología del pacto es un sistema que se formuló en Europa en los siglos XVI y XVII. Básicamente enseña que, previo a la caída del hombre, Dios entabló una relación de pacto con Adán. Este pacto de obras trajo consigo la promesa de la vida eterna por la obediencia y la muerte por la desobediencia. Adán fue puesto a prueba temporalmente para ver qué haría. Adán falló, y, dado que fue el primero de la raza humana, trajo la muerte espiritual para él mismo y para todos sus descendientes. Los teólogos del pacto tienen opiniones diferentes en cuanto a si este pacto ha sido anulado o no.

Después de la caída de Adán, Dios estableció misericordia el pacto de gracia a fin de traer salvación a través de Jesucristo. Louis Berkhof define el pacto de gracia como “el acuerdo misericordioso entre Dios, como el ofendido, y el ofensor, como el pecador escogido, en el cual Dios promete la salvación por medio de la fe en Jesucristo; el pecador cree y acepta esto, y promete una vida de fe y obediencia”.

El pacto de gracia comienza con Abraham (o tal vez Adán), y este mismo pacto continuará hasta el regreso de Cristo. “De acuerdo a la teología del pacto, cada dispensación o pacto nombrado en la Biblia es simplemente otra etapa de la revelación progresiva de la naturaleza del pacto de gracia a lo largo de la historia”. Hay un gran énfasis sobre la continuidad de este mismo pacto de gracia a lo largo de la historia. Aquellos que por medio de la fe llegan a ser parte de este pacto conforman un pueblo, y solo un pueblo, de Dios. Este pueblo es la iglesia, o el verdadero Israel.

El pacto de gracia está realmente basado en el pacto de la redención, el cual se hizo en la eternidad pasada entre el Padre y el Hijo. El Hijo de Dios accedió a proporcionar la salvación por medio de su muerte en la cruz, y el padre accedió a que el Hijo fuera el redentor y la cabeza de los escogidos. Al funcionar bajo el pacto de gracia-redención, el grandioso propósito de Dios es ahora la salvación de los escogidos. La teología del pacto ve la historia y la profecía a través de la lente del pacto de gracia, y esto orienta si interpretación de las Escrituras.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

 

 

Deja tus comentarios