De vez en cuando necesitas una tormenta, porque ellas te despiertan y te ves obligado a ejercer fe por un milagro

Deja tus comentarios