Visión de prosperidad – Andrés Corson

En primer lugar, la visión es la capacidad de ver o visualizar el futuro que queremos. Entonces, si queremos tener una visión de prosperidad tenemos que visualizarla.

«Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón». (Salmos 37:4)

Si puedes ver la visión, puedes obtenerlo. «Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella». (Habacuc 2:2)

Así mismo, si no hay una visión o un objetivo todo lo que tengas a tu disposición se perderá. De nada nos sirve tener una visión de prosperidad si no vences los malos hábitos de tu vida. Es por ello que si quieres tener una visión en tu vida debes diciplinar tu vida.